web
analytics

El picaje en aves psitácidas

por pajaros | Aún no hay comentarios. | 1435 vistas en esta entrada
Definición y origen

El picaje en aves psitácidas se define como un desorden del comportamiento basado en la realización de una estereotipia (conducta repetitiva, constante y sin función obvia) que puede evolucionar a una situación en la cual el  ave en cuestión de manera persistente y tenaz realiza esta acción (dando lugar en este caso a lo que se denomina un desorden obsesivo compulsivo).

El picaje tiene su origen en la conducta de acicalamiento de las psitácidas, la cual es una conducta innata que se desencadena como respuesta a un mecanismo de control periférico (como respuesta a la estimulación de receptores cutáneos que informan que alguna/s pluma/s están mal colocadas) o por un mecanismo central (se ha establecido que por estrés o como respuesta a un entorno no estimulante se puede activar está conducta a nivel central, de la misma manera que en humanos se activan conductas de morderse las uñas o similares como respuesta a situaciones de tensión, nerviosismo o estrés).

Esta conducta de acicalamiento, en situaciones alteradas y por una serie de causas, puede dar lugar a un picaje leve y localizado, que posteriormente puede evolucionar a un picaje generalizado, el cual puede acabar dando, en el peor de los casos, un patrón de automutilación. Este proceso no es constante ni estable, y dependiendo de multitud de factores evolucionará más o menos rápido, o se quedará estabilizado en alguna de las fases intermedias de forma permanente.


yaco   ninfa

Causas del picaje

Siempre suele haber más de una causa implicada en un proceso de picaje, aunque exista una causa orgánica muy marcada o una causa experiencial determinante, siempre conviene revisar la totalidad de las posibilidades para establecer y categorizar todos los déficits encontrados, hecho que será de vital importancia para establecer una aproximación al tratamiento lo más acertada posible.


1. Causas genéticas o predisponentes

Aunque las causa genéticas no están demostradas, se ha determinado que existe una predisposición de especies que padecen picaje con mayor frecuencia (loro gris africano, inseparables, cacatúas y ecletus), otras con una  tasa de presentación media (cotorras y similares), y algunas especies donde la presentación es mucho menos usual (guacamayos).

2. Causas orgánicas

Las causas de enfermedad predisponen o son causa directa de picaje, y por su variedad deben ser siempre descartadas mediante técnicas complementarias de diagnóstico. Las principales causas orgánicas de picaje son:
 
  • Parásitos externos: ácaros, artrópodos… que provocan lesiones, malestar o prurito e incitan al ave a manipularse las zonas afectadas.
  • Parásitos internos: que indirectamente provocan malnutrición secundaria provocando pica por déficit de proteína, vitaminas y minerales tal como ha sido demostrado en aves de producción.
  • Malnutrición primaria: por déficit o desequilibrios de nutrientes.
  • Malnutrición secundaria por interferencias durante el período de aprendizaje de los jóvenes (cautividad forzada, acceso a un único tipo de alimento…). Es muy frecuente en aves capturadas jóvenes en estado salvaje y a las que se enseña sólo a alimentarse con semillas de un tipo concreto.
  • Enfermedad hepática primaria (por agentes infecciosos (clamidophila, atoxoplasma…) o secundaria a malnutrición, enfermedades metabólicas, lipidosis hepática…).
  • Enfermedades de piel y plumas que causan afecciones en estas localizaciones: foliculitis bacterianas o infecciones fúngicas de piel, plumas o folículos plumíferos; infecciones víricas (circovirus y poliomavirus, ambos actúan a nivel local y provocando alteraciones a nivel del snc).
  • Intoxicación por zinc.
  • Alergias.
  • Enfermedades endocrinas (hipotiroidismo principalmente).
  • Neoplasias.
  • Aerosaculitis bacterianas: se ha demostrado que secundariamente puede provocar picaje.
3. Causas ambientales
 
  • Alteraciones del foto-período (>10-12h de luz al día).
  • Humedad ambiental baja.
  • Irritantes ambientales (tabaco, polvo, humos…).
  • Jaula mal ubicada, situada en una localización a nivel del suelo, donde el ave está más atemorizada y sometida a una situación de estrés, debido a que cualquier persona o animal que se acerque a ella está por encima de ella.
  • Falta o exceso de baño (en aves no acostumbradas).
  • Defectos de mantenimiento como comida siempre accesible (no estimula la conducta debúsqueda y obtención de alimento), falta de espacio para el ejercicio por jaula pequeña oinsuficiente, aislamiento social en aves gregarias mantenidas individualmente, o ambiente pobre y no estimulante en jaulas sin mobiliario ni elementos de enriquecimiento ambiental.
Todas estas causas básicamente interfieren con conductas normales que las aves deberían poder realizar, y provocan un exceso de tiempo libre en la situación cautiva.

4. Causas comportamentales o debidas a la experiencia

Estas causas vienen establecidas por el origen de las aves cautivas como factor determinante de los principales problemas de comportamiento.
Las aves adultas, jóvenes o pollos capturados en su medio salvaje original suelen estar predispuestas a presentar problemas de agresividad y vocalizaciones excesivas por situaciones de miedo, que es en definitiva una situación de estrés muy marcado. Estas situaciones puede evolucionar en fobias y continuar hasta desórdenes obsesivocompulsivos.
Las aves de origen de cría en cautividad suelen estar predispuestas a presentar problemas derivados de un hiper-apego con los propietarios o cuidadores, que suele acabar en un cuadro clínico de ansiedad por separación (con vocalizaciones excesivas, agresividad por frustración y ausencia de miedo hacia las personas…). También pueden presentar problemas de frustración reproductora una vez llegan a la madurez sexual, por interferencias con conductas no aprendidas correctamente.

En resumen, todas estas combinaciones de causas provocan que el ave afectada responda a esta situación efectuando conductas en vacío o conductas redirigidas encaminadas a ocupar el tiempo libre y estabilizar el nivel de estrés al que está sometida. Este tipo de conductas que inicialmente pueden ser conductas normales (acicalamiento, vocalizaciones de contacto…) pueden evolucionar hasta conductas anormales (picaje, auto-mutilación,
vocalizaciones excesivas, agresividad, abulia, destrozos excesivos, masturbación…); y pueden acabar en conductas neuróticas que afecten seriamente al bienestar de las aves afectadas.

Protocolo de tratamiento del picaje

El protocolo de tratamiento establecido deberá ir encaminado a mejorar las causas que tengan mayor presentación en cada caso concreto. En general deberá establecerse:

Educación y soporte al propietario: para asegurar que este no refuerza la conductacon su respuesta (prestando atención al ave, riñéndola…)cuando ésta se presenta.

Determinar una ubicación diferente del ave en los diferentes momentos del día (mañana, tarde y noche), que permita que el ave se encuentre en la situación óptima para realizar en cada momento las conductas que  debería realizar si se encontrara en estado salvaje.

Establecer una rutina obligada que establezca un medio previsible y que dé seguridad al ave, asegurando que se ocupan los tiempos libres con actividades que permitan la expresión de las conductas normales, y asegurando la creación de un entorno social estable.

Establecer una dieta equilibrada y de calidad, de acceso restringido en determinados momentos del día y ofrecida con métodos de enriquecimiento ambiental.

Establecer una pauta obligada de entrenamiento del ave, reforzando las conductas positivas y evitando la presentación de las negativas mediante métodos de motivación causa-efecto. Se ha demostrado que las aves sometidas a entrenamiento de forma regular presentan una incidencia de estereotipias muy baja o nula respecto al resto de aves.

Fijar y establecer una terapia comportamental bajo supervisión especializada, utilizando técnicas de contra-condicionamiento o de desensibilización en caso necesario.

Utilizar la terapia farmacológica teniendo en cuenta los pocos conocimientos que poseemos de la aplicación de estos fármacos en aves psitácidas. Este aspecto es fundamental en casos muy graves de desorden obsesivo-compulsivo o automutilación, donde debemos combinar la terapia farmacológica con los collarines para evitar el empeoramiento y la pérdida del animal por las lesiones provocadas.

Puede encontrar productos para el picaje en nuestra web  


Fuentes: loreando.es, infoexoticos.com, veterinario-vetersalud.com, avicultura.info

Comentarios (0)

Escriba un comentario

Nombre:


Puntuación: Malo           Bueno

Ingres el código en la caja de abajo:




Comentario: Nota: HTML no es interpretado!
Powered By InterIberica
Blog Pajareras © 2019